Las ratas deben disponer SIEMPRE de comida y agua ya que necesitan alimentarse cada poco tiempo debido a que su metabolismo es muy rápido.

Se tiene a pensar que, al ser ratas, pueden comer cualquier cosa, incluso comida en mal estado. Esto no es así, NUNCA hay que darle a nuestras ratas comida podrida o con moho ya que pueden contener toxinas mortales (si alguna fruta o verdura tiene moho, es mejor tirarla ya que, aunque le cortemos el trozo estropeado, los filamentos invisibles del moho penetran muy profundamente en los alimentos).

Sobre la alimentación debemos tener en cuenta que:

  • Las ratas tienen una solapa en el estómago que cubre el esófago y que les impide vomitar, así que todo lo que ingieran pasará al sistema digestivo de la rata.
  • Las ratas no pueden eructar debido a esta solapa citada antes, así que los alimentos que produzcan gases no son buenos para ellas.
  • Las ratas, como la mayoría de los animales, producen su propia vitamina C así que les proporcionaremos alimentos con esta vitamina en poca cantidad ya que una cantidad grande podría provocarles una hipervitaminosis.
  • Las ratas tienden a la obesidad, así que no debemos darles una gran cantidad de alimentos ricos en grasas.

Normalmente, y debido a su naturaleza y a su incapacidad para vomitar, las ratas suelen rechazar los alimentos nuevos. Debemos ofrecerles estos alimentos nuevos varias veces hasta que se decidan a probarlos. Debemos ser pacientes.

En los siguientes apartados trataremos con más detalle la alimentación recomendada para nuestras ratas:

Anuncios