Sea cual sea la opción que escojas, deberás tener en cuenta lo siguiente:

  • No te dejes llevar por lo bonita o rara que sea la variedad de la rata, es mucho más importante que tenga un buen carácter y que esté sana.
  • Trata de adoptar a tus ratas de la misma camada, así te ahorrarás todo el proceso de socialización (que veremos en el apartado Socialización) que tendrías que llevar a cabo si las ratas fueran de camadas diferentes.
  • Deberás comprobar que la rata está sana, para ello fíjate en:
    • Los ojos. Deben estar limpios y brillantes.
    • La nariz. Debe estar limpia y despejada.
    • Las orejas. Deben estar limpias.
    • El pelo. Debe ser abundante y brillante, sin calvas.
    • Las heces. Deben estar bien formadas.
    • La orina. No debe contener sangre.
    • Los movimientos. Deben ser normales y saludables.
  • Sabremos que la rata no está sana, sí:
    • Estornuda frecuentemente.
    • Respira con silbidos.
    • Está delgada y huesuda.
    • Parece hinchada.
    • Tiene llagas en las patas.
    • Tiene la cabeza inclinada constantemente.
    • Está aletargada.
    • Parece dolorida.
    • Tiene gran acumulación de porfirina en ojos y nariz.
    • Se rasca obsesivamente.
    • Tiene los dientes torcidos.
  • Para comprobar la socialización de las ratas, haremos lo siguiente:
    • Metemos la mano en la jaula donde estén las ratas y observamos sus reacciones:
      • Si se paralizan o huyen, no están socializadas.
      • Si al principio muestran temor pero luego investigan, es una buena señal.
      • Si van corriendo a que las saques de la jaula, es que las ratas están totalmente socializadas.
    • Cogemos la rata y observamos sus reacciones:
      • Si intenta huir aterrorizada, no está socializada.
      • Si no para quieta pero no está temerosa y te explora, es que la rata es joven e inquieta.
      • Si se sienta, te investiga e incluso se acicala estando encima de ti, es que la rata está totalmente socializada.
  • Estos consejos para saber si una rata está socializada son generales ya que una rata socializada puede ser tímida o no gustarle que se la coja en brazos y una rata no socializada puede ser intrépida y no tener miedo de acercarse a los humanos.

Pasemos al apartado siguiente, donde veremos que equipamiento necesitamos para tener ratas en casa.

Equipamiento necesario