El origen de la domesticación de ratas viene de los cazadores de ratas de los siglos XVIII y XIX, los cuales atrapaban ratas para las peleas de ratas. Estas peleas consistían en meter ratas en un pozo junto a un terrier y apostar cuánto tiempo necesitaría el perro par acabar con todas las ratas del pozo. Se cree que los cazadores de ratas y las personas que apostaban comenzaron a guardar ciertas ratas de colores extraños durante el auge de este deporte para luego venderlas como mascotas.

Pozo de peleas

Los dos hombres que se cree que constituyeron las base de la tenencia de ratas domésticas fueron Jack Black, cazador de ratas de la reina Victoria, y Jimmy Shaw, gerente de una de las más grandes casas públicas de deportes de Londres. Estos dos hombres son los responsables de la aparición de muchas de las variedades de color existentes en la actualidad.

Jack Black

La rata doméstica como afición formal y organizada comenzó cuando una mujer, Mary Douglas, pidió permiso para llevar a su rata mascota a una exposición del National Mouse Club en el Aylesbury Town Show de Inglaterra el 24 de octubre de 1901. Su rata hooded ganó el “Best in Show” y encendió el interés por las ratas en la zona. Después de la muerte de Mary Douglas en 1921, las ratas domésticas comenzaron a caer en el olvido. La afición duró oficialmente, formando parte del National Mouse and Rat Club, de 1912 hasta 1929-1931, momento en el que el club eliminó a la rata de su nombre. La afición revivió en 1976 con la formación de la National Fancy Rat Society (NFRS) en Inglaterra.