Siempre que tengamos en mente poner un animal en nuestra vida, debemos hacernos una serie de preguntas antes de comprarlo/adoptarlo. Con las ratas, la primera pregunta que nos debemos hacer (siempre que vivamos con otras personas) es: ¿Me van a dejar tener una rata en casa?

Si la respuesta es afirmativa, podemos seguir haciéndonos las preguntas que puse al principio del apartado. En caso de ser negativa, podemos intentar “convencer” a las personas con las que compartimos casa de que nos dejen tenerlas, señalando las cualidades positivas de estos animales, enseñándoles vídeos, comentándoles que las ratas domésticas NO transmiten enfermedades, presentándoles la rata de un conocido…

Si aún con todo seguimos recibiendo una respuesta negativa, lo más sensato es que no cojamos ninguna rata, ya que el animal acabará abandonado o mal cuidado.

Supongamos que podemos tener una rata en casa; sigamos haciéndonos preguntas.

¿Puedo correr con sus gastos?