La siguiente, y muy importante, pregunta que debemos hacernos es: ¿Voy a poder correr con los gastos que supone tener una rata?

La gente tiende a pensar que los roedores no necesitan más que una jaula pequeña y algo e comida de vez en cuando para sobrevivir. Ya que son animales pequeños existe la creencia de que no necesitan jugar, socializar, pasear…, simplemente están en la jaula para hacer bonito.

Pero esto no es así. Si bien es cierto que cada animal es un mundo (los hamsters, por ejemplo, son solitarios), las ratas son animales sociales que necesitan de sus congéneres y del trato con su dueño para tener una vida plena. Por esto, a partir de ahora tendremos que pensar en plural; ya no hablaremos de tener una rata, hablaremos de adoptar/comprar como mínimo DOS ratas.

Además de lo anterior, las ratas necesitan una jaula de un tamaño grande ya que crecen bastante y les gusta mucho trepar y escalar por los barrotes (de la jaula hablaremos en la sección Alojamiento). Otro punto es la alimentación, ya que las ratas deben comer, además de verdura y fruta, pienso específico para ellas que es caro y difícil de encontrar al no ser unos animales “normales” (de esto hablaremos en la sección Alimentación).

Otro gasto considerable es el veterinario, ya que los roedores son considerados animales exóticos y deben ser tratados por un especialista, y es caro.

Sigamos con las preguntas.

Un lugar para la jaula