La pregunta del millón. Tenemos cuatro opciones a tener en cuenta: criadores, tiendas de animales, refugios o asociaciones y particulares con camadas.

CRIADORES

En España no está muy extendido el tener ratas como mascota. Por ello, los únicos criadores de ratas que existen actualmente en el país están enfocados a la cría de ratas como alimento vivo.

¿Es una buena opción? Bajo mi punto de vista, diría que no. Al criar las ratas como alimento, en la gran mayoría de ocasiones no se tienen en cuenta las condiciones de salud y cría de los animales. Así, las ratas pueden venir con ácaros, hongos, sarna o con enfermedades congénitas ocasionadas por la consanguinidad de los padres.

Otra opción es comprar las ratas a criadores extranjeros que se dediquen exclusivamente a la cría de ratas como mascota. En países como Inglaterra, Francia, Italia o Alemania los hay. Sería mucho más caro, pero podríamos tener ratas de variedades que en España no existen o son muy difíciles de encontrar.

Si nos decantamos por criadores, ya sean nacionales o extranjeros, lo mejor será que podamos visitar las instalaciones para ver como tienen a las ratas y preguntar al criador sobre las medidas que toma para la cría de las ratas.

TIENDAS DE ANIMALES

La gran mayoría de tiendas de animales de España no vende ratas como animales de compañía, sino como alimento para reptiles y no cuidan ni su alojamiento, ni su alimentación, ni su salud. Es más, muchas veces no las tienen a la vista del público y no te dejan verlas y las mantienen hacinadas en peceras con poca comida y con falta de higiene.

Otras tiendas, en cambio, las tienen separadas por sexos, sanas y a la vista; incluso ya hay algunas tiendas que no te venden la rata si la vas a utilizar como alimento vivo.

¿Es una buena opción? Depende. Unos dirán que comprar una rata en tienda ha sido lo peor que han podido hacer y otros te dirán que nunca han tenido ningún problema con ratas compradas de tienda. Lo mejor, si te has decantado por esta opción, es que las ratas estén a la vista, estén sanas, que te dejen verlas y tocarlas, etc. Si en la tienda no las tienen a la vista, parecen enfermas, están machos con hembras o están hacinadas; mejor no compres allí.

Además, tendemos a pensar que lo mejor sería comprar en una tienda, ya que le salvamos la vida a dos ratitas que de otra manera acabarían en las fauces de una serpiente. Estamos muy equivocados, comprando ratas en las tiendas contribuimos a que sigan con ese comercio, sin preocuparse de las necesidades del animal que venden.

REFUGIOS O ASOCIACIONES DE ANIMALES

Esta es una de las dos opciones que, personalmente, aconsejamos. Aún no hay mucho abandono de ratas, pero algunas existen y también necesitan que les demos una casa y un buen trato.

Con esta opción muchas de las veces no podemos elegir el sexo, la edad o el color de la rata y debemos tener en cuenta que muchas veces se las abandona por que el dueño no ha sabido socializarlas bien y son agresivas con otras ratas o con las propias personas.

Si es la primera vez que vas a tener ratas, pregunta muy bien sobre la situación de la rata, por qué fue abandonada, su edad, su grado de socialización, etc.

PARTICULARES CON CAMADAS

Personalmente, es la mejor opción de las cuatro.

Una rata de una camada deseada, de alguien con experiencia en ratas, será mucho más social, cariñosa y estará acostumbrada al trato con humanos que lo estará una rata de criador o tienda. Además estaremos seguros de que no existirá consanguinidad entre los padres y de que la madre y las crías han recibido todas las atenciones necesarias antes, durante y después del parto.

A parte, de esta manera, sabremos quiénes son los padres, el carácter de estos, las ratas estarán acostumbradas a comer comida sana, estarán bien alimentadas desde crías, no tendrán ninguna enfermedad y hasta habrán pasado una revisión veterinaria.

Lo único que puede hacer que no nos decantemos por esta opción es que no conozcamos a nadie de nuestro entorno con camadas y tengamos que recurrir a camadas de fuera, debiendo pagar los gastos de envío (bastante elevados) o viajar nosotros para recoger las ratas.

Una vez hayamos elegido dónde obtendremos a nuestras ratas, pasamos a ver unos consejos para elegir a las ratas que nos llevaremos a casa con nosotros.

Eligiendo nuestras ratas